La revolución produce sus primeras disensiones. ¡¡A 3.000 kms yo no puedo hacer más!!