Creo que Emily y yo somos en realidad unas vacas gordas en el cuerpo de 2 adolescentes con hambre