Y Fausto se cayó...