Lo malo es que si me tiro de éste piso no moriré y seguiré con hambre