Es todo risas hasta que se prende fuego una cámara subterránea de electricidad en Pacheco de Melo y S. de Bustamante