El Profe Bianchi ; Dios es más importante que un partido de fútbol