Reencuentro con la bicicleta después del invierno y las cosas no cambian: me he vuelto a quedar sin camino