Pero sigan usando sus pinches tacones asquerosos