Don't let me go ~

@DreamCatcherL

Aprendiz de escritora. Dream big. SWAG AND TAKE ME HOME WITH YOU. Sueño con que algo que pueda hacer guste a la gente. Croqueteando con @_gemmaf desde 2012.

Rotate photo View full size
Bueno chicas, para empezar he pensado hacer una mini-historia. Es la primera que hago así que lo siento si no es muy buena. Se basa en la canción de los chicos “They don´t know about us” y los protagonistas principales sois tú y Harry. Espero que lo disfrutéis y comentéis mucho :p Y hacerme un favor, si lo leéis y os gusta, seguirme en twitter @DreamNovelas  Gracias. 
PD: Por favor, decirme en los comentarios qué es lo que os gusta, no solo el típico: me encanta o lo que sea, por favor, escribirlo, me ayudaría a la hora de las siguientes historias :) Gracias.


----------------------------------------------------------------------------


-Mira quien va por ahí – dijo Niall señalándola. Siempre estaban así, si alguno de ellos supiera la verdad.
-¡Cuidado no te pises la falda monja! – le gritó Louis haciendo la gracia. 

Por primera vez dirigió la mirada hacia nosotros, que nos encontrábamos apoyados en una de las paredes de uno de los edificios que constituía nuestro colegio. Pasó su mirada de Niall a Louis pasando también por Zayn y Liam que por una vez no le habían dicho nada, estaban como ausentes. Y luego me miró a mí, ahí se detuvo más tiempo. Yo con mi mirada le pedía perdón y ella... ella me estaba diciendo muchas cosas a la vez, tantas que me perdía más de la mitad. Sus ojos me decían que no me preocupara por los comentarios, que no le importaban; sus labios rosados hacia abajo me demostraban la inmensa tristeza que sentía cada vez que los escuchaba; sus cejas ligeramente apretadas hacia el centro me demostraba su cansancio pero su barbilla.. su barbilla apretada que se movía un poco a causa de su intento de que no se viera me demostraba que estaba intentando no llorar. Siempre hacía eso cuando no quería llorar, era su manera de resistir las lágrimas. Mi corazón dio un vuelco al ver aquello pero antes de que pudiera ir detrás de ella a disculparme de mis a veces estúpidos amigos ella ya se había ido moviendo de un lado a otro sus caderas, sus perfectas caderas haciendo que su larga melena castaña se balanceara de un lado a otro.

¡RIIIIIIINNNNNG!

Un enorme y horroroso sonido me sacó de mis pensamientos haciendo que volviera de vuelta a la realidad, el timbre del colegio. Me moví de la pared impulsando todo mi cuerpo haciendo fuerza con la pierna apoyada en esta y me dirigí a la clase que me correspondía sin si quiera esperar a mis amigos. No quería esperarles. Era lo mismo todas las mañanas, los mismos comentarios, a la misma persona y ninguno de ellos se daba cuenta de nada; de nuestras miradas cómplices, de mi cara de dolor, de mis sentimientos hacia ella.

Llegué a clase justo cuando la profesora estaba por cerrar la puerta deslizándome rápidamente por esta. Toda la clase nos miró a la profesora y a mí. Mientras que yo mantenía una sonrisa burlona en la cara la profesora me miraba con ganas de patearme el trasero fuera de su clase, como siempre hacía porque aunque ella no lo dijera, yo sabía que me quería, fuera. 

-Has tenido suerte esta vez señorito Styles.
-Siempre lo tengo señorita Simons, no lo olvide.
-Nunca lo hago, se lo aseguro. Ahora siéntese.

Me dirigí a mi asiento y antes de sentarme me doble debidamente haciéndole una reverencia a la profesora a lo que toda la clase se rió puesto que ella no se había dado cuenta. Sonreí para mí mismo y me fijé en ella, que estaba casi en la otra punta de la clase, con una sonrisa tonta puesta en la cara, sabía que mis estupideces le hacían gracia, aunque luego me dijera que era un crío pasaría toda mi vida siendo un crio si eso haría que ella sonriera. 
De pronto giró su mirada hacia mí y movió la cabeza de un lado para otro mostrando su desaprobación, aunque su sonrisa le quitaba importancia. Le guiñé el ojo rápidamente haciendo que se sonrojara y volviera su vista hacia la profesora que había empezado a explicar algo en la pizarra, realmente no me importaba.
Miré alrededor, ninguno de mis amigos cercanos estaba en esa clase. Pff… que aburrimiento. Dirigí mi vista hacia el tejado preguntándome a mí mismo qué tenía que hacer, qué quería hacer. Me puse recto nuevamente y rompí una hoja de mi cuaderno aún sin estrenar y le escribí una nota a la chica de los ojos brillantes, a mí pequeña.

“Necesito hablar contigo, esto no puede seguir así y lo sabes. A la hora del recreo en los lavabos del segundo piso. Xoxo – Harry.”

Después de escribirlo lo doblé varias veces y puse en la parte superior: Para ____. Y se lo pasé a mi compañero de al lado que por su parte se lo pasó a los de una fila más lejos y así sucesivamente hasta llegar donde ella.
Lo abrió, lo leyó y me miró con una expresión de cansancio en la cara, sabía que no le gustaba hablar sobre esto, sobre nosotros pero había que hacerlo, no podía soportar ver cómo mis propios amigos le hacían daño así que después de rogarle con la mirada que viniera a la cita ella asintió lentamente y nuevamente dirigió su atención hacia la profesora, sabiendo que no volvería a mirarme durante el resto de la clase.


NARRAS TÚ

Sabías que Harry quería quedar contigo para hablar seriamente, por mucho que el chico pareciera muchas veces un niño pequeño cuando se refería a mí jamás era algo sin sentido, un chiste, siempre era algo serio. Para él, yo era algo serio. Una lágrima hizo ademán de salir por mis ojos al pensar en él, en todo lo que había hecho por mí pero no le deje, como siempre hice lo imposible para retenerla y así fue.
Miré hacia la profesora nuevamente que había cambiado de tópico y ahora estaba explicando otra cosa, cual, no lo sabía. Cerré los ojos un momento y dejé que los recuerdos vinieran a mi mente, recuerdos de mi familia, recuerdos de Harry, recuerdos de Gemma, buenos recuerdos de cuando éramos pequeños y aunque parte de mí quería que todo volviera a ser como antes otra se negaba a volver atrás, a pensar que eso era posible, era la parte que me mantenía despierta en la realidad, la que me hacía abrir los ojos y levantarme todos los días sin dejar mis barreras bajar. Era la parte por la cual aún estaba ahí.

~.~

NARRA HARRY

La mañana se me había hecho aún más larga de lo que normalmente solía ser para mí pero una vez el timbre que indicaba el receso sonó me dirigí a la segunda planta y sin que nadie me viera me metí rápidamente en el baño de las chicas para esperarla. Con miedo de que cualquier otra chica pudiera entrar antes que ella me metí en uno de los cubículos que el baño contenía y cerré la puerta esperando que entrara y me llamara como siempre solía hacer. 
Cerré la tapa del retrete con cuidado de tocarlo lo menos posible y me senté en él.

-¿Harry? – me llamó una voz tan conocida por mí. 

Nada más la escuché salí por la puerta y como solíamos hacer bloqueamos el paso al bañó con una silla que se encontraba al fondo el pasillo de los lavabos por motivos que desconocíamos. Una vez hecho esto ambos nos relajamos sabiendo que estábamos y estaríamos solos. Me giré posando mi mirada en ella.

-Harry – empezó a decir ella - ¿Qué pasa? ¿Por qué me has citado aquí?
-Sabes que no podemos seguir así.
-No sé a lo que te refieres – se hizo la tonta.
-Lo sabes de sobra.
-Aunque lo supiera Harry, esto está más que hablado.
-Nada está hablado, lo sabes.

Veo como baja la mirada sabiendo que tengo la razón y se calla, no dice nada por un rato y suspiró fuertemente como si me estuviera conteniendo y es que, me estaba conteniendo, conteniendo las ganas de preguntando por qué lo hacía o mejor dicho, por qué no hacía nada, por qué era incapaz de pedirme ayuda, por qué no confiaba en mí…
Volteé nuevamente a verla, seguía igual que antes. Me acerqué a ella a paso lento y una vez estaba colocado delante suyo levanté su cabeza tirando suavemente de su barbilla para arriba con mi mano, haciendo que me mirara a los ojos, haciendo que yo le mirara a los ojos. La mantuve así por un rato sin decir nada pero al final no pude callarme, necesitaba que estuviera bien, lo necesitaba.

-¿Por qué no confías en mí peque?
-Sí confío en ti gigante – dijo haciendo que ambos riéramos.
-¿Entonces porque no me dejas ayudarte?
-No quiero ser ayudada, compréndelo de una vez Styles. No soy como tú, no quiero ser como tú.
-No te estoy pidiendo que te conviertas en una versión femenina de mí, simplemente te pido que seas una versión de ti que brille más, porque si todos te conocieran como yo te conozco, brillarías aún más de lo que ya brillas para mí.
-Yo no brillo Harry, son imaginaciones tuyas. Tus amigos me echan una manta por encima para que sea invisible.

Ese comentario me dolió más de lo que ella esperaba. ¿Ella creía seriamente que no brillaba? Brillaba con fuerza, en un pasillo oscuro ella era la luz. Y lo de mis amigos... no podía contestarlo porque sabía que era cierto.

-Déjame mostrarles como eres, se enamorarían de ti al igual que yo – dije con una sonrisa intentando darle fuerza para que me dejara hacerlo sin saber que acababa de confesarle algo que llevaba guardando desde hace tiempo pues para ella no soy más que un buen amigo, a escondidas. 

NARRAS TÚ

¿Acababa de decir lo que acababa de decir? No podía ser, seguro que no era en ese contexto, seguro que era como amiga, como siempre pasaba, como siempre había sido. Yo no era para él, ni él para mí. Si algo estaba claro en mi vida era eso.

-Harry, porque insistes en eso. 
-Porque quiero ayudarte.
-¡Yo no quiero que me ayudes Harry, entiéndelo! Jamás te pedí ayuda, jamás te pedí que fueras mi amigo, ¿por qué insistes en serlo? ¿Por qué no continúas con tu vida como si nada? ¿Sin mí? Tu vida sería mucho más fácil. – le grité mientras la primera lágrima se me escapaba de los ojos. Ya no lo aguantaba más, odiaba que la gente se preocupara por mí, solo me traía malos recuerdos, recuerdos que no quería recordar, jamás.

Harry por primera vez en un rato apartó su mirada de la mía, dolido por mis palabras. Lo sabía. Él siempre había estado a mi lado aunque no se lo pidiera jamás se apartó de mí como los demás. Mientras que la gente se rindió él siempre venía donde mí y intentaba hacerme sonreír. Mil veces le grité, mil veces le pegué en el pecho mientras lloraba, mil veces lloré en su hombro. 

-Se lo prometí a tu padre – fue todo lo que dijo. Así que esa era la razón por la cual él seguía conmigo, debí suponerlo. ¿Hacerlo por mí? ¿Cuándo se ha visto algo así? Me crucé de brazos y ahogue un sollozo mientras sonreía irónicamente. 5 años que habían sido una mentira, una molestia.
-Ahora lo entiendo – susurré.
-¿Ahora entiendes qué? – preguntó confuso.
-Porque seguías a mi lado, porque jamás te fuiste, porque estás aquí ahora conmigo…

No pude continuar porque él me interrumpió.

-¡¿Qué estás diciendo?! ¡¿Enserio crees eso?! 

Me callé y miré para abajo ante su mirada incrédula hacia mí. Tenía ganas de irme de allí, de correr lejos, de que no me persiguiera, de desaparecer. Aunque en el fondo sabía que quería que me siguiera, que jamás me dejara.

-Estás tonta si piensas eso. Estoy contigo porque quiero. Cuando pasó lo de tu padre fui el único que se quedó contigo y sí, tu padre me lo pidió que no me alejara de ti, que te protegiera ya que él ya no podría hacerlo – las lágrimas ya salían sin control de mis ojos, lo sabía, siempre pasaba al recordar a mi padre pero lo que me estaba diciendo, era demasiado. Jamás me lo dijo, jamás lo supe - ¿Y sabes qué más me pidió? ¡Que consiguiera que volvieras a sonreír, que fueras feliz! ¿Pero cómo pretendes que consiga eso si eres tú la primera que parece no querer ser feliz? – se acercó a mí, mucho, demasiado y me agarró de los costados de mis brazos con sus enormes manos. Suspiró y agregó con un tono mucho más suave, tranquilizador – Si hace falta no lo hagas por ti, hazlo por tu padre, hazlo por mí y verás cómo después, acabarás dándote cuenta que ambos siempre quisimos lo mejor, para ti.
-No puedo Harry…
-Sí, claro que puedes. Como de pequeños ¿recuerdas? ¿Recuerdas cómo siempre decíamos: Juntos podremos con todo? Yo sé que es cierto.
-¡No Harry no lo es! – exploté y me escabullí de su agarre - ¡Antes podíamos, sí, puede! ¡Pero no más! ¡Ya no somos los mismos Harry! ¡La gente ni siquiera sabe que nos llevamos bien, que somos amigos! 
-¡Que la gente no sepa de lo nuestro no quiere decir que no puedan enterarse!
-¡¿Lo nuestro?! – reí - ¡¿Qué lo nuestro?! Lo único que somos tú y yo Styles es conocidos, como todo el mundo cree, como siempre debió ser – dicho eso salí fuera del baño, corriendo sin importarme que las lágrimas aún salieran descontroladamente de mis ojos.


NARRA HARRY

-¡¿Lo nuestro?! – reí - ¡¿Qué lo nuestro?! Lo único que somos tú y yo Styles es conocidos, como todo el mundo cree, como siempre debió ser – dicho eso salí fuera del baño, corriendo sin importarme que las lágrimas aún salieran descontroladamente de mis ojos.

Si ella supiera que si fuera por mí no seríamos conocidos, ni siquiera amigos, seríamos mucho más. 
Vi cómo se marchaba llorando por la puerta y la rabia se apoderó de mí. ¡Si solo supieras tú supieras lo que siento por ti! Me miré en el espejo y vi cómo una lágrima se hacía paso para abajo por mi mejilla. Nuevamente la rabia se apoderó de mí y pegué una patada lo más fuerte posible a una de las puertas de los múltiples cubículos. Todo el mundo siempre diciendo que no me acercara a ella, que no teníamos que estar juntos, que no era lo suficiente. Que la gente lo dijera lo podía soportar, porque ellos no sabían nada pero ¿ella? Que ella lo dijera no, eso sí que no.
Salí decidido por la puerta y corrí tras ella sabiendo perfectamente que ahora mismo estaría saliendo al patio para intentar escapar de aquí e ir a su casa. Y así era, se estaba yendo pero la paré, la paré con un gritó haciendo que no solo ella se volteara, sino todo el mundo a verme. 
Me acerqué a ella, rápido para que no le diera tiempo a escapar, a hacer ninguna de las suyas y salir pitando de ahí, huir como siempre lo hacía. No, esa vez no. Cogí su cara entre mis manos y la besé, la besé con fuerza, la fuerza que siempre intentaba que ella tuviera, la que, en parte, me faltaba a mí también si ella no estaba.

-Harry, todos nos están… - la volví a besar haciendo que se callara pero esta vez, ella continuó mi beso - …viendo.
-No me importa, por mí que todo el mundo lo sepa, que todo el mundo sepa que me importas, que me importas más que nada en el mundo. Que eres mi chiquitina, que te quiero desde que te vi – ella volvió a llorar, pero sabía que era a causa de mis nuevas palabras – Déjame enseñar al mundo cuánto vales. Déjame estar a tu lado y por una vez en tu vida, no intentes evitarlo. Déjame ayudarte, consolarte, estar al lado tuyo cuando lo necesites. Pídeme la ayuda que ambos sabemos que estas ansiando tener. Déjame convertir tu mundo en uno nuevo y más que nada, déjame que tu nuevo mundo sea a mí lado. Sin gente susurrando, sin gente criticando, déjame ayudarte, déjame quererte, por favor.
-Dices todo esto como si…
-¿Cómo si te quisiera? ¿No solo como amiga, sino como algo más?
-Ajá – dijo temblorosa.
-Será porque es así – la volví a besar y aunque al principio ella no me correspondiera acabó haciéndolo dejándome claro que me dejaría ayudarla. Que me dejaría cambiar su mundo y que ese mundo fuera conmigo. Con ese beso ambos sellamos un pacto, ella se dejaría ayudar por mí, y yo siempre la mantendría conmigo, cerca, pasase lo que pasase y todo el mundo lo sabría. Ese beso no fue más que el primero de muchos entre nosotros.

Views 542

533 days ago

Bueno chicas, para empezar he pensado hacer una mini-historia. Es la primera que hago así que lo siento si no es muy buena. Se basa en la canción de los chicos “They don´t know about us” y los protagonistas principales sois tú y Harry. Espero que lo disfrutéis y comentéis mucho :p Y hacerme un favor, si lo leéis y os gusta, seguirme en twitter  Gracias.
PD: Por favor, decirme en los comentarios qué es lo que os gusta, no solo el típico: me encanta o lo que sea, por favor, escribirlo, me ayudaría a la hora de las siguientes historias :) Gracias.


----------------------------------------------------------------------------


-Mira quien va por ahí – dijo Niall señalándola. Siempre estaban así, si alguno de ellos supiera la verdad.
-¡Cuidado no te pises la falda monja! – le gritó Louis haciendo la gracia.

Por primera vez dirigió la mirada hacia nosotros, que nos encontrábamos apoyados en una de las paredes de uno de los edificios que constituía nuestro colegio. Pasó su mirada de Niall a Louis pasando también por Zayn y Liam que por una vez no le habían dicho nada, estaban como ausentes. Y luego me miró a mí, ahí se detuvo más tiempo. Yo con mi mirada le pedía perdón y ella... ella me estaba diciendo muchas cosas a la vez, tantas que me perdía más de la mitad. Sus ojos me decían que no me preocupara por los comentarios, que no le importaban; sus labios rosados hacia abajo me demostraban la inmensa tristeza que sentía cada vez que los escuchaba; sus cejas ligeramente apretadas hacia el centro me demostraba su cansancio pero su barbilla.. su barbilla apretada que se movía un poco a causa de su intento de que no se viera me demostraba que estaba intentando no llorar. Siempre hacía eso cuando no quería llorar, era su manera de resistir las lágrimas. Mi corazón dio un vuelco al ver aquello pero antes de que pudiera ir detrás de ella a disculparme de mis a veces estúpidos amigos ella ya se había ido moviendo de un lado a otro sus caderas, sus perfectas caderas haciendo que su larga melena castaña se balanceara de un lado a otro.

¡RIIIIIIINNNNNG!

Un enorme y horroroso sonido me sacó de mis pensamientos haciendo que volviera de vuelta a la realidad, el timbre del colegio. Me moví de la pared impulsando todo mi cuerpo haciendo fuerza con la pierna apoyada en esta y me dirigí a la clase que me correspondía sin si quiera esperar a mis amigos. No quería esperarles. Era lo mismo todas las mañanas, los mismos comentarios, a la misma persona y ninguno de ellos se daba cuenta de nada; de nuestras miradas cómplices, de mi cara de dolor, de mis sentimientos hacia ella.

Llegué a clase justo cuando la profesora estaba por cerrar la puerta deslizándome rápidamente por esta. Toda la clase nos miró a la profesora y a mí. Mientras que yo mantenía una sonrisa burlona en la cara la profesora me miraba con ganas de patearme el trasero fuera de su clase, como siempre hacía porque aunque ella no lo dijera, yo sabía que me quería, fuera.

-Has tenido suerte esta vez señorito Styles.
-Siempre lo tengo señorita Simons, no lo olvide.
-Nunca lo hago, se lo aseguro. Ahora siéntese.

Me dirigí a mi asiento y antes de sentarme me doble debidamente haciéndole una reverencia a la profesora a lo que toda la clase se rió puesto que ella no se había dado cuenta. Sonreí para mí mismo y me fijé en ella, que estaba casi en la otra punta de la clase, con una sonrisa tonta puesta en la cara, sabía que mis estupideces le hacían gracia, aunque luego me dijera que era un crío pasaría toda mi vida siendo un crio si eso haría que ella sonriera.
De pronto giró su mirada hacia mí y movió la cabeza de un lado para otro mostrando su desaprobación, aunque su sonrisa le quitaba importancia. Le guiñé el ojo rápidamente haciendo que se sonrojara y volviera su vista hacia la profesora que había empezado a explicar algo en la pizarra, realmente no me importaba.
Miré alrededor, ninguno de mis amigos cercanos estaba en esa clase. Pff… que aburrimiento. Dirigí mi vista hacia el tejado preguntándome a mí mismo qué tenía que hacer, qué quería hacer. Me puse recto nuevamente y rompí una hoja de mi cuaderno aún sin estrenar y le escribí una nota a la chica de los ojos brillantes, a mí pequeña.

“Necesito hablar contigo, esto no puede seguir así y lo sabes. A la hora del recreo en los lavabos del segundo piso. Xoxo – Harry.”

Después de escribirlo lo doblé varias veces y puse en la parte superior: Para ____. Y se lo pasé a mi compañero de al lado que por su parte se lo pasó a los de una fila más lejos y así sucesivamente hasta llegar donde ella.
Lo abrió, lo leyó y me miró con una expresión de cansancio en la cara, sabía que no le gustaba hablar sobre esto, sobre nosotros pero había que hacerlo, no podía soportar ver cómo mis propios amigos le hacían daño así que después de rogarle con la mirada que viniera a la cita ella asintió lentamente y nuevamente dirigió su atención hacia la profesora, sabiendo que no volvería a mirarme durante el resto de la clase.


NARRAS TÚ

Sabías que Harry quería quedar contigo para hablar seriamente, por mucho que el chico pareciera muchas veces un niño pequeño cuando se refería a mí jamás era algo sin sentido, un chiste, siempre era algo serio. Para él, yo era algo serio. Una lágrima hizo ademán de salir por mis ojos al pensar en él, en todo lo que había hecho por mí pero no le deje, como siempre hice lo imposible para retenerla y así fue.
Miré hacia la profesora nuevamente que había cambiado de tópico y ahora estaba explicando otra cosa, cual, no lo sabía. Cerré los ojos un momento y dejé que los recuerdos vinieran a mi mente, recuerdos de mi familia, recuerdos de Harry, recuerdos de Gemma, buenos recuerdos de cuando éramos pequeños y aunque parte de mí quería que todo volviera a ser como antes otra se negaba a volver atrás, a pensar que eso era posible, era la parte que me mantenía despierta en la realidad, la que me hacía abrir los ojos y levantarme todos los días sin dejar mis barreras bajar. Era la parte por la cual aún estaba ahí.

~.~

NARRA HARRY

La mañana se me había hecho aún más larga de lo que normalmente solía ser para mí pero una vez el timbre que indicaba el receso sonó me dirigí a la segunda planta y sin que nadie me viera me metí rápidamente en el baño de las chicas para esperarla. Con miedo de que cualquier otra chica pudiera entrar antes que ella me metí en uno de los cubículos que el baño contenía y cerré la puerta esperando que entrara y me llamara como siempre solía hacer.
Cerré la tapa del retrete con cuidado de tocarlo lo menos posible y me senté en él.

-¿Harry? – me llamó una voz tan conocida por mí.

Nada más la escuché salí por la puerta y como solíamos hacer bloqueamos el paso al bañó con una silla que se encontraba al fondo el pasillo de los lavabos por motivos que desconocíamos. Una vez hecho esto ambos nos relajamos sabiendo que estábamos y estaríamos solos. Me giré posando mi mirada en ella.

-Harry – empezó a decir ella - ¿Qué pasa? ¿Por qué me has citado aquí?
-Sabes que no podemos seguir así.
-No sé a lo que te refieres – se hizo la tonta.
-Lo sabes de sobra.
-Aunque lo supiera Harry, esto está más que hablado.
-Nada está hablado, lo sabes.

Veo como baja la mirada sabiendo que tengo la razón y se calla, no dice nada por un rato y suspiró fuertemente como si me estuviera conteniendo y es que, me estaba conteniendo, conteniendo las ganas de preguntando por qué lo hacía o mejor dicho, por qué no hacía nada, por qué era incapaz de pedirme ayuda, por qué no confiaba en mí…
Volteé nuevamente a verla, seguía igual que antes. Me acerqué a ella a paso lento y una vez estaba colocado delante suyo levanté su cabeza tirando suavemente de su barbilla para arriba con mi mano, haciendo que me mirara a los ojos, haciendo que yo le mirara a los ojos. La mantuve así por un rato sin decir nada pero al final no pude callarme, necesitaba que estuviera bien, lo necesitaba.

-¿Por qué no confías en mí peque?
-Sí confío en ti gigante – dijo haciendo que ambos riéramos.
-¿Entonces porque no me dejas ayudarte?
-No quiero ser ayudada, compréndelo de una vez Styles. No soy como tú, no quiero ser como tú.
-No te estoy pidiendo que te conviertas en una versión femenina de mí, simplemente te pido que seas una versión de ti que brille más, porque si todos te conocieran como yo te conozco, brillarías aún más de lo que ya brillas para mí.
-Yo no brillo Harry, son imaginaciones tuyas. Tus amigos me echan una manta por encima para que sea invisible.

Ese comentario me dolió más de lo que ella esperaba. ¿Ella creía seriamente que no brillaba? Brillaba con fuerza, en un pasillo oscuro ella era la luz. Y lo de mis amigos... no podía contestarlo porque sabía que era cierto.

-Déjame mostrarles como eres, se enamorarían de ti al igual que yo – dije con una sonrisa intentando darle fuerza para que me dejara hacerlo sin saber que acababa de confesarle algo que llevaba guardando desde hace tiempo pues para ella no soy más que un buen amigo, a escondidas.

NARRAS TÚ

¿Acababa de decir lo que acababa de decir? No podía ser, seguro que no era en ese contexto, seguro que era como amiga, como siempre pasaba, como siempre había sido. Yo no era para él, ni él para mí. Si algo estaba claro en mi vida era eso.

-Harry, porque insistes en eso.
-Porque quiero ayudarte.
-¡Yo no quiero que me ayudes Harry, entiéndelo! Jamás te pedí ayuda, jamás te pedí que fueras mi amigo, ¿por qué insistes en serlo? ¿Por qué no continúas con tu vida como si nada? ¿Sin mí? Tu vida sería mucho más fácil. – le grité mientras la primera lágrima se me escapaba de los ojos. Ya no lo aguantaba más, odiaba que la gente se preocupara por mí, solo me traía malos recuerdos, recuerdos que no quería recordar, jamás.

Harry por primera vez en un rato apartó su mirada de la mía, dolido por mis palabras. Lo sabía. Él siempre había estado a mi lado aunque no se lo pidiera jamás se apartó de mí como los demás. Mientras que la gente se rindió él siempre venía donde mí y intentaba hacerme sonreír. Mil veces le grité, mil veces le pegué en el pecho mientras lloraba, mil veces lloré en su hombro.

-Se lo prometí a tu padre – fue todo lo que dijo. Así que esa era la razón por la cual él seguía conmigo, debí suponerlo. ¿Hacerlo por mí? ¿Cuándo se ha visto algo así? Me crucé de brazos y ahogue un sollozo mientras sonreía irónicamente. 5 años que habían sido una mentira, una molestia.
-Ahora lo entiendo – susurré.
-¿Ahora entiendes qué? – preguntó confuso.
-Porque seguías a mi lado, porque jamás te fuiste, porque estás aquí ahora conmigo…

No pude continuar porque él me interrumpió.

-¡¿Qué estás diciendo?! ¡¿Enserio crees eso?!

Me callé y miré para abajo ante su mirada incrédula hacia mí. Tenía ganas de irme de allí, de correr lejos, de que no me persiguiera, de desaparecer. Aunque en el fondo sabía que quería que me siguiera, que jamás me dejara.

-Estás tonta si piensas eso. Estoy contigo porque quiero. Cuando pasó lo de tu padre fui el único que se quedó contigo y sí, tu padre me lo pidió que no me alejara de ti, que te protegiera ya que él ya no podría hacerlo – las lágrimas ya salían sin control de mis ojos, lo sabía, siempre pasaba al recordar a mi padre pero lo que me estaba diciendo, era demasiado. Jamás me lo dijo, jamás lo supe - ¿Y sabes qué más me pidió? ¡Que consiguiera que volvieras a sonreír, que fueras feliz! ¿Pero cómo pretendes que consiga eso si eres tú la primera que parece no querer ser feliz? – se acercó a mí, mucho, demasiado y me agarró de los costados de mis brazos con sus enormes manos. Suspiró y agregó con un tono mucho más suave, tranquilizador – Si hace falta no lo hagas por ti, hazlo por tu padre, hazlo por mí y verás cómo después, acabarás dándote cuenta que ambos siempre quisimos lo mejor, para ti.
-No puedo Harry…
-Sí, claro que puedes. Como de pequeños ¿recuerdas? ¿Recuerdas cómo siempre decíamos: Juntos podremos con todo? Yo sé que es cierto.
-¡No Harry no lo es! – exploté y me escabullí de su agarre - ¡Antes podíamos, sí, puede! ¡Pero no más! ¡Ya no somos los mismos Harry! ¡La gente ni siquiera sabe que nos llevamos bien, que somos amigos!
-¡Que la gente no sepa de lo nuestro no quiere decir que no puedan enterarse!
-¡¿Lo nuestro?! – reí - ¡¿Qué lo nuestro?! Lo único que somos tú y yo Styles es conocidos, como todo el mundo cree, como siempre debió ser – dicho eso salí fuera del baño, corriendo sin importarme que las lágrimas aún salieran descontroladamente de mis ojos.


NARRA HARRY

-¡¿Lo nuestro?! – reí - ¡¿Qué lo nuestro?! Lo único que somos tú y yo Styles es conocidos, como todo el mundo cree, como siempre debió ser – dicho eso salí fuera del baño, corriendo sin importarme que las lágrimas aún salieran descontroladamente de mis ojos.

Si ella supiera que si fuera por mí no seríamos conocidos, ni siquiera amigos, seríamos mucho más.
Vi cómo se marchaba llorando por la puerta y la rabia se apoderó de mí. ¡Si solo supieras tú supieras lo que siento por ti! Me miré en el espejo y vi cómo una lágrima se hacía paso para abajo por mi mejilla. Nuevamente la rabia se apoderó de mí y pegué una patada lo más fuerte posible a una de las puertas de los múltiples cubículos. Todo el mundo siempre diciendo que no me acercara a ella, que no teníamos que estar juntos, que no era lo suficiente. Que la gente lo dijera lo podía soportar, porque ellos no sabían nada pero ¿ella? Que ella lo dijera no, eso sí que no.
Salí decidido por la puerta y corrí tras ella sabiendo perfectamente que ahora mismo estaría saliendo al patio para intentar escapar de aquí e ir a su casa. Y así era, se estaba yendo pero la paré, la paré con un gritó haciendo que no solo ella se volteara, sino todo el mundo a verme.
Me acerqué a ella, rápido para que no le diera tiempo a escapar, a hacer ninguna de las suyas y salir pitando de ahí, huir como siempre lo hacía. No, esa vez no. Cogí su cara entre mis manos y la besé, la besé con fuerza, la fuerza que siempre intentaba que ella tuviera, la que, en parte, me faltaba a mí también si ella no estaba.

-Harry, todos nos están… - la volví a besar haciendo que se callara pero esta vez, ella continuó mi beso - …viendo.
-No me importa, por mí que todo el mundo lo sepa, que todo el mundo sepa que me importas, que me importas más que nada en el mundo. Que eres mi chiquitina, que te quiero desde que te vi – ella volvió a llorar, pero sabía que era a causa de mis nuevas palabras – Déjame enseñar al mundo cuánto vales. Déjame estar a tu lado y por una vez en tu vida, no intentes evitarlo. Déjame ayudarte, consolarte, estar al lado tuyo cuando lo necesites. Pídeme la ayuda que ambos sabemos que estas ansiando tener. Déjame convertir tu mundo en uno nuevo y más que nada, déjame que tu nuevo mundo sea a mí lado. Sin gente susurrando, sin gente criticando, déjame ayudarte, déjame quererte, por favor.
-Dices todo esto como si…
-¿Cómo si te quisiera? ¿No solo como amiga, sino como algo más?
-Ajá – dijo temblorosa.
-Será porque es así – la volví a besar y aunque al principio ella no me correspondiera acabó haciéndolo dejándome claro que me dejaría ayudarla. Que me dejaría cambiar su mundo y que ese mundo fuera conmigo. Con ese beso ambos sellamos un pacto, ella se dejaría ayudar por mí, y yo siempre la mantendría conmigo, cerca, pasase lo que pasase y todo el mundo lo sabría. Ese beso no fue más que el primero de muchos entre nosotros.

18 Comments

Realtime comments disabled

YuriBetancourt 512 days ago

Asdfghjkl <3

AnaM_Jonas1D 512 days ago

asdfghjkcfbvn, no pudo ser mas tierna! Me encantó, enserio. ♥

alondra_valdez5 520 days ago

Aaawww que linda historia escribes genial.Harry super tierno y siempre apoyandola :) me encantó en especial cuando Harry la sigue y le dice que siempre estará con ella.

LinaMariaP21 524 days ago

Owwwwwwwwwwwwwm que hermosoooooooo. Me encantó esta historia. Y me recordo a "a walk to remember" no sé por qué.

juzzle12 530 days ago

dfsdgnsdmbvgdfjgj me encantaaaaaaaaa¡ *_*

Stephany_Berna 531 days ago

+en la que Harry dice "no me importa, por mi que todo el mundo (...) dejame quererte, por favor"

Stephany_Berna 531 days ago

¿¡Por qué no existen hombres reales así!? Me encantó, principalmente+

_AndyGF_ 531 days ago

Bueno principalmente me encanta cuando narra Harry, no se por qué, pero lo adoro y luego creo que eres increible narrando algo, me encanta la forma en la que describes las cosas, no se explicarte :)

maria_alarcn 532 days ago

Dioos me encantoo me encanta cuando sale corrie do detras de ella y la besa uinss que tiernoss jiji gracias por avisarme

PayneLoveMe 533 days ago

Eso - fue - ge - nial me dejas sin palabras,no puede ser que seas asi de WOW te juro que me encanto, como harry la trata, como ella no se deja ayudar LO AME fue genial me encantooo

MaraFey 533 days ago

Aaawww me encantó esta mini historia! Amo enserio como escribes! Me encantó!!! Me ha encantado toda la historia!! :) felicitaciones!! ♥

Pensandoen1D 533 days ago

Uauu me ha encantado! no sabia que escribías también mini historias, ha sido buenísima, de verdad, me ha encantado el momento del final.. ha sido precioso!

AzulSays 533 days ago

final fue simplemente perfecto. Espero leer otra historia tuya nuevamente :) Aplausos <3

AzulSays 533 days ago

Me encanto! La adore por completo. Harry fue sumamente tierno con ella en todo momento, y el +

Be_Mine50 533 days ago

Aish, por dios, las lagrimas...Me ha encantado sobretodo el final. Es igual que la canción y es mi favorita...me encanta.Se te da muy bien esto de escribir, eh? Avísame si haces más:)

Jusl3ieber 533 days ago

Me ha encantado, y mas el final, donde a el no le importo mas nada de lo que los demás piensen, la quería mucho y se lo demostró así en frente de todos. :') esas partes me emocionan asdfghjk, y todo lo que le dijo♥ ame esa parte.<3

13_aramh 533 days ago

+ gustado ha sido el final... espero que me avises si haces mas.... un besito! :)

13_aramh 533 days ago

lkjasdfjvbahjdf e acabado llorando con ese final dios, vamos en definitiva que lo que mas me ha +