EL PRINCIPITO tenía SU rosa en su asteroide.
Yo tengo la mía, ya sólo me falta el asteroide