No se aprecia muy bien, pero el imprescindible funcionario de la biblioteca juega al ajedrez en horas de curro.