A la lluvia no la manda ningún dios...