El tercer gol del Chelsea y segundo de Fernando Torres fue un espectacular cabezazo, directo al fondo de la red.