Burak Yilmaz en su llegada a Madrid.