El Papa Francisco "dándolo todo", en la Plaza de San Pedro