Para hacer una foto de la Ermita de la Lugareja -románico de ladrillo- tuve que transgredir la propiedad privada.