Acabada la cena, Jesús dijo a sus discípulos: "Recuérdenme ya no invitar a Pacquiao para la próxima"