Cada vez que alguien usa un "¿Te lo vas a perder?" muere un publicista y toda su familia.