¿Más igualdad, no más abusos?