"Es verdad que os hablo con palabras huecas, pero es para no acrecentar vuestra desconfianza"  (Caín)