De la mili no se libra ni Dios chaval. Ya verás como te vuelves a poner calzoncillos, marrano.