Me sorprende lo personal que son los libros para el que los lee pero sobre todo para el que lo escribe