Kaká jugó 34 minutos en el empate de Brasil (2-2) ante Italia.