Nada mejor que una caña al mediodía