Será humilde el nuevo papa, que hasta parece diariero...