El ajedrez de CFK y Bergoglio.