Ésta es quizás la persona más odiada hoy en Los Angeles