Ningún churro se compara con este de piña. Y sí, ya sé que se ve medio porno.