Zarpados los troles hechos en Mendoza me hicieron acordar a los que ví en Nueva Zelanda