En democracia, nadie va "por todo". Pero ellos no lo saben (y se creen diferentes).