En democracia nadie va por todo. Pero la mayoría de los argentinos no lo sabe.