Y cuando ves fotos de Josh como estas, es que maldices al destino por NO PODER ESTAR EN HAWAII EN ESTOS MOMENTOS.