Viendo #ALittlePrincess, la película que desde niña me enseñó a que ser una princesa es cuestión de actitud.