Uno de los tuits que más me emocionó en 2012. ¡Uf!