Tom Holland no pudo más y al final de la gala mutó en estatua de cera. Aquí está la prueba