Pero el actor Gorka Otxoa se modera con los asesinos etarras. Con ellos brota el matiz. Siempre el matiz.