Esta lógica femenina tiene toda la razón... Las tetas el centro de atención.