De 'abrido' y otros demonios...