Así se traduce el 2012 para Iniesta y Messi. Los mejores del mundo juegan en el Barça.