Que en una valla de aguardiente todos los de la izquierda tengan cara de pervertidos, no tiene precio.