Si el 3G es malo, imagínense en EDGE