Mi homenaje a Capusotto y Alberti, la inolvidable jaja