Ese momento incomodo en el que te das cuenta que Stephen King realmente estaba obsesionado con #Potter.