La cartelera no luce prometedora en este rincón. Mejor al Museo del vino.