Rue la niña que cuando le preguntas por lo que más ama en el mundo, contesta que la música, nada más y nada menos.