Es una antigua fortificación construida y reconstruida entre el siglo V a. C. y el siglo XVI para proteger el Imperio durante dinastías imperiales de los ataques de los nómadas xiongnu de Mongolia y Manchuria.