Esta camiseta me la firmó, en Navidad de 1999, un desconocido y recién estrenado portero del Real Madrid. Grande, Íker.