Y mientras tanto, yo...