De haber sabido ir mi calle estaba así no ceno