Siempre me he preguntado, por qué nunca me encontré a una chava como esta en alguna biblioteca de San Francisco?